Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 agosto 2013

or otro lado, no sólo existe crisis en la vida personal, sino también en la laboral, como  destituciones, pérdida o proceso de reestructuración.

Si el trabajador no puede manejar adecuadamente estas crisis, ya sean personales o laborales, puede que se refleje directamente en su productividad al existir una merma de la energía física y mental, reducción de la concentración y de la capacidad para tomar decisiones.

Es importante, entonces, que el departamento de recursos humanos comprenda que la crisis se relaciona con el miedo, la preocupación, la incertidumbre, la culpa, la rabia y ansiedad de las personas.

De allí que deban coordinar, conducir, asesorar y tomar decisiones cuidadosas en los casos como procesos de reestructuración, despido de personal, jubilación o situaciones traumáticas como: accidentes, enfermedades graves, suicidio, secuestro o fallecimiento de un funcionario.

De esta manera, estas personas podrán asumir una posición más positiva que les permita asumir el trauma superando la condición de bloqueo, estancamiento o improductividad en su vida.

Los profesionales de recursos humanos pueden ayudar trabajando con la “resilencia”, es decir, la capacidad de soportar crisis y recobrarse tornando en fortalezas las debilidades tanto como la habilidad para sobreponerse a las dificultades, retos y exigencias de la vida.

Es importante que el departamento de Recursos Humanos no sólo trabaje con los colaboradores de la organización sino también trate de cambiar a la propia gerencia general en la adopción de programas estratégicos para el manejo emocional ante los cambios, pérdidas y reestructuraciones con los cuales podrán esperar los siguientes beneficios:

  • Mejora la moral y las relaciones interpersonales dentro del equipo de trabajo. Cuando los colaboradores se sienten mejor consigo mismos, voluntariamente contribuyen más al desarrollo de la empresa.
  • Mejora los estándares de productividad, eficiencia y eficacia. Atender los procesos emocionales de los colaboradores genera un sentimiento grupal de responsabilidad hacia su labor dentro de la empresa y a mantener la continuidad y excelencia de la misma.
  • Disminución del ausentismo por motivos de enfermedad.
  • Disminución de los conflictos entre colaboradores y gerentes.
  • Mejora el servicio de atención al cliente, lo que garantiza no sólo la permanencia y fidelidad de clientes antiguos, sino que aumenta la captación de nuevos clientes. Cuando un colaborador se siente bien, hace que él y su empresa proyecten una imagen de seguridad, bienestar y servicio de calidad.
  • Garantiza, a su vez, que la organización se haga atractiva como un buen lugar de trabajo para el recurso humano de excelencia y calidad. Los mejores desearán trabajar con los mejores.

Si bien es un hecho que un proceso de transición en el trabajo pudiera producir efectos negativos en el ámbito físico, emocional y laboral; por otra parte, cuando se trabajan las emociones, se puede transformar éste en un proceso de crecimiento personal, en donde se adquieren nuevas habilidades para enfrentar de forma exitosa os retos que se presentan cotidianamente.

El estar consientes de esta realidad nos da la elección de sentir, vivir, afrontar, integrar, cerrar un capítulo e iniciar una nueva etapa de la vida con respeto y reverencia al trabajador al momento de sugerir cambios en su organización.

 

Fuente: RRHH-Web.com

Read Full Post »

Oras personas que pueden convertirse en adictos al trabajo son aquéllas que tratan de escapar de prblemas familiares los cuales no pueden o saben controlar o aquellos que no quieren enfrentarse a su realidad y buscan refugio en sus trabajos.

En una oficina los adictos al trabajo son fácilmente reconocidos, ya que presentan el siguiente patrón de comportamiento:

  • Se encuentran laborando en cualquier momento y lugar, noches, fines de semana y días festivos.
  • Preparan informes para el trabajo con mucho tiempo de anticipación
  • Almuerzan en sus escritorios
  • Dicen constantemente que están tratando de “ponerse al día”.

Debido a esta compulsión por trabajar no es de extrañarse que estos trabajadores sufran de gastritis, hipertensión arterial entre otros..

En la oficina,  los problemas más frecuentes no surgen de las personas adictas al trabajo sino de aquéllos quienes lo rodean, ya que se sienten incómodos de laborar con personas tan perfeccionistas lo que hace que el ambiente laboral sea cada vez más competitivo y puede conducir, con el tiempo, a conflictos interpersonales.

Por ejemplo, el supervisor adicto al trabajo podrá establecer normas poco realistas a sus subalternos.  Como sucede a menudo, en tales circunstancias, estos colaboradores al ver que no pueden trabajar con tanta presión, manifiesten a la organización su disconformidad de trabajar con este supervisor  y decidan mejor renunciar.

El gerente de recursos humanos debe tratar de ayudar a los adictos al trabajo.  Para ello, debe:

  • Dejar claro a estos colaboradores que no se les obliga a laborar durante sus períodos de comida; sólo en casos especiales en las cuales la empresa así lo estime conveniente y se lo informe.
  • Hacer que ellos reconozcan su problema de concentración en cuanto a la consecución de los objetivos de forma cuantitativa y cualitativamente.
  • Mostrar a estos trabajadores la forma cómo su comportamiento ha creado problemas específicos en la oficina. Por ejemplo, el supervisor adicto al trabajo, se le debe informar que, debido a su estilo de trabajo, muchos subordinados con talento han dejado la empresa.
  • Tratar que tengan una perspectiva equilibrada entre su trabajo y sus vidas. Para ello es necesario el asesoramiento profesional, tiempo durante el cual estos trabajadores deben llegar a apreciar los beneficios de descanso y recreación.

Es importante que estas personas vean el trabajo como tal, una forma para obtener ingresos a cambio del esfuerzo, del tiempo y de su disponibilidad a la organización.

Ellos deben comprender que es necesario procurar un equilibrio perfecto entre la vida privada y la laboral. No se debe inclinar la balanza sólo al área del trabajo y olvidarse de la vida familiar (su esposo (a), hijos, etc.), ya que podrían lamentarlo en el futuro.

Read Full Post »

« Newer Posts